Bizcocho de chocolate con nata de coco

  Esta tarta es sencillamente espectacular. Tan fácil, sin aceite, sin gluten, vegana y sin azúcar y, además, buenísima.
  En esta ocasión, para la masa del bizcocho, he utilizado harina de avena, harina de trigo sarraceno, plátano maduro y le he añadido ingredientes ‘’ bonus’’ como los dátiles y el cacao puro crudo.  La avena es muy rica en fibras solubles fermentables, que son los betaglucanos, los cuales han demostrado ejercer una acción beneficiosa sobre la salud intestinal y también sobre el sistema inmune. Además, estos betaglucanos son útiles a la hora de reducir el colesterol LDL (el malo), por lo que la avena[1] es un alimento muy recomendable, especialmente para las personas con hipercolesterolemia y con enfermedad cardiovascular[2]. El alto contenido de fibra de la avena hace que sea un alimento muy saciante y con un bajo índice glucémico, proporcionándonos energía duradera sin subidas bruscas de glucosa.
  El trigo sarraceno es una semilla que contiene todos los aminoácidos esenciales, por lo que su proteína es muy completa y, además, no contiene gluten y ejerce un efecto antiinflamatorio y antioxidante por su contenido en rutina[3]. Constituye una excelente fuente de vitaminas del grupo B, hierro, fibra, selenio y zinc. Los plátanos los he utilizado como sustitutos del azúcar y del huevo, pero aparte le he aportado a mi receta fibra soluble y triptófano, que es un aminoácido que actúa como precursor de la serotonina, neurotransmisor responsable del bienestar, el estado de ánimo y de descansar correctamente. Por ello, consumir plátanos nos va a ayudar a dormir bien y a estar contentos.
  Al bizcocho le he hecho una cobertura de nata de coco y, para hacerla, he empleado la leche de coco, concretamente la que viene en lata porque es más densa y sabrosa. A la hora de comprar leche de coco en lata, es muy importante que miremos los ingredientes ya que, en muchas ocasiones, le añaden azúcar, espesantes y conservantes poco deseables. Además, recomiendo que optemos por una leche de coco ecológica y que las latas no contengan bisfenol A, que es un disrruptor endocrino que está relacionado con diversos trastornos hormonales y cánceres como el de mama y ovario. El bisfenol A lo encontramos en algunos plásticos y en las latas, razón por la cual es conveniente que optemos por una marca cuyas latas no lo contengan. El cacao, que es un ingrediente estrella en esta receta, aparte de aportarle un sabor excepcional a nuestra tarta, nos va aportar una cantidad considerable de flavonoides y otra serie de compuestos fenólicos que son responsables de su gran efecto antioxidante[4].
Es una receta fácil, un poco más entretenida que las que normalmente publico, pero está tan buena que merece la pena.
Ingredientes
. 1 taza de harina de avena y trigo sarraceno (mezcladas)
· 2 plátanos maduros
· 5 dátiles remojados en 100 ml de agua
· ¼ de taza de cacao puro sin azúcar (100% cacao)
· 1 cucharadita de bicarbonato.
Para la cobertura de nata de coco
· 1 lata de leche de coco entera, no la light.
· 5 dátiles.
Elaboración
· Para el bizcocho, tritura en la batidora los plátanos, los dátiles y el agua, siendo esta la parte húmeda de la receta. En un bowl, coloca la harina de avena y trigo sarraceno y mezcla bien con el resto de ingredientes secos (el cacao y el bicarbonato). A continuación, añade a la harina la masa húmeda de los plátanos y los dátiles y mezcla todo muy bien. Coloca la mezcla en un molde y hornea a 180 grados durante 40 minutos.
· Una vez que el bizcocho esté hecho, es hora de preparar la cobertura de coco. Para ello, lnecesitas haber tenido en el frigorífico la leche de coco durante unas horas, para que se separe bien la parte grasa y sólida de la líquida. Abre la lata y añade a la batidora solamente la parte sólida, el resto, que es el agua de coco, lo podemos emplear para un batido u otro tipo de receta. Tritura en la batidora la parte sólida de la leche de coco junto con los dátiles y la tendrás lista la nata. Coloca esta mezcla sobre el bizcocho y deja enfriar en el frigorífico durante un mínimo de 2 horas para que solidifique bien la nata. Este bizcocho se debe conservar en el frigorífico porque la nata se derrite muy fácilmente, especialmente ahora que estamos en verano y hace mucho calor.
a2ebf7_cb4bdffff9d34fcb9a2aee8b883a715d-mv2a2ebf7_1584a88ccceb4663b4583acdebca8288-mv2
[1] Whole grain oats, more than just a fiber: Role of unique phytochemicals.
Sang S1, Chu Y2.
[2] The effect of oat β-glucan on LDL-cholesterol, non-HDL-cholesterol and apoB for CVD risk reduction: a systematic review and meta-analysis of randomised-controlled trials.
Ho HV, Sievenpiper JL, Zurbau A, Blanco Mejia S, Jovanovski E, Au-Yeung F, Jenkins AL, Vuksan V.
Br J Nutr. 2016 Oct;116(8):1369-1382. Epub 2016 Oct 11. Review.
[3] Buckwheat bioactive compounds, their derived phenolic metabolites and their health benefits.
Giménez-Bastida JA, Zielinski H, Piskula M, Zielinska D, Szawara-Nowak D.
Mol Nutr Food Res. 2017 Jul;61(7). doi: 10.1002/mnfr.201600475. Epub 2016 Nov 11
[4] Cocoa and Dark Chocolate Polyphenols: From Biology to Clinical Applications.
Magrone T1, Russo MA2, Jirillo E1,3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s