Elegir bien los alimentos ecológicos

  Existen muchas opiniones sobre los alimentos ecológicos, unos dicen que son mejores, otros dicen que son iguales que los convencionales, que son más caros, etc.  En este post voy a explicar cuáles son los beneficios de los alimentos ecológicos, pero también señalar que no todos resultan saludables, ya que unas galletas de chocolate o un croissant, por muy ecológico que sea, no va a ser saludable.
  Las verduras y las frutas que se cultivan de forma ecológica, sin pesticidas y con un mínimo impacto ambiental, resultan más nutritivas, ya que presentan un mayor contenido en antioxidantes que las cultivadas de forma convencional. Este mayor contenido en fitoquímicos antioxidantes se debe a que, cuando una planta se cultiva sin pesticidas, ésta tiene que desarrollar su propia defensa natural. Esta defensa son los fitoquímicos que, además de ejercer un efecto antioxidante en nuestro organismo, protegen a las plantas de los insectos y de las radiaciones perjudiciales del sol. De hecho, existen diversos estudios que nos muestran que las verduras y frutas ecológicas presentan un mayor contenido en antioxidantes que las cultivadas con abonos químicos y pesticidas[1],  como es el caso de la cebolla que, cuando es ecológica, tiene un contenido mucho más alto de flavonoides y polifenoles que las convencionales.  Además, las verduras y frutas ecológicas tienen un impacto mínimo sobre el planeta, ya que los abonos realizados a base de estiércol y la ausencia de pesticidas hacen que el suelo que se cultiva mantenga una buena salud, que albergue una gran cantidad de microorganismos que residen en simbiosis con las plantas y, lo que es más, el buen estado del suelo repercutirá en un mayor contenido de  vitaminas y minerales en los vegetales. Por ello, si queremos beneficiarnos al máximo de las frutas y verduras, lo mejor es comprarlas ecológicas y locales.
  En muchas ocasiones encontramos frutas y verduras ecológicas que vienen envueltas en plásticos y que, a veces, incluso provienen de otros país. Aunque en la etiqueta ponga ecológico, yo no lo considero así, ya que todo sabemos la grave repercusión que está teniendo el plástico en el planeta porque no es biodegradable y es muy difícil de reciclar; además, un alimento  que provenga de otro país ha tenido que recorrer muchos kilómetros hasta que llega a nuestra casa, y todo ese transporte utilizado produce una gran cantidad de gases que contribuyen al calentamiento global, como es el caso del C02. Por estas razones, la mejor idea es consumir vegetales que se cultiven en nuestra provincia o, al menos, en nuestro país. Consumir alimentos de proximidad significa que nuestras verduras y frutas estarán más frescas,  ya que estarán prácticamente recién cosechadas,  lo que repercutirá directamente en su contenido de nutrientes.
  Los otros alimentos que son recomendables consumir ecológicos son las legumbres, los granos integrales, las semillas y los frutos secos. Es bastante difícil encontrar legumbres origen España, cuando voy a un supermercado y miro cual es el origen de las alubias, por ejemplo,  me sorprende ver que vienen de Canada, de China, de EE.UU, de Argentina y de México ¡Con las buenas legumbres que tenemos en España! En el único sitio donde he podido encontrar  legumbres españolas y, además, ecológicas,  es en el Corte Inglés y su precio está bastante bien. Los cereales o granos integrales también son mejores cuando son ecológicos, ya que en su salvado se acumulan los pesticidas que se utilizan en el cultivo convencional, por lo que es recomendable que elijamos los ecológicos. Es sencillo encontrar arroz integral, avena, quinoa y trigo sarreceno ecológicos y su precio es bastante asequible. Las semillas como el sésamo, las semillas de lino, el cáñamo, las pipas de girasol y calabaza, son también muy buenas opciones de comprar ecológicas, al igual de los frutos secos como las nueces y las almendras.
  Sin embargo, no todos los alimentos ecológicos que encontramos en el supermercado o la tienda ecológica son saludables.  Por muy ecológicas que sean las galletitas, los helados, los postres lácteos o los bollos, no van a dejar de ser alimentos malsanos. Sí, siguen estando cargados de azúcar y, en muchos casos, de harinas blancas con poco valor nutricional que, por mucha etiqueta ecológica que tengan, continúan siendo alimentos ultra procesados y refinados cuyo consumo debe evitarse al máximo. Por muy ecológico que sea el azúcar, no deja de ser azúcar.  En el caso de los alimentos de origen animal como la carne y los lácteos ecológicos, es cierto que resultan menos perjudiciales porque no se le suministran a los animales antibióticos ni vacunas y, además, al menos el 60% de su alimentación se basa en forraje y, el resto, en granos ecológicos.  No obstante, las contraindicaciones de los lácteos y de la carne no solo se deben a los antibióticos y a la alimentación del animal, sino también a su proteína animal que, en el caso de la beta caseína A1 de la de la leche de vaca, ha mostrado aumentar el riesgo de la diabetes tipo 1[2] en infantes y de alergias. Como ya he comentado en otros posts,  la carne, debido a las aminas aromáticas policíclicas y heterocíclicas que se generan al cocinarla, las cuales son potencialmente cancerígenas, así como el hierro hemo y los nitritos y nitratos de la carne procesada, lo convierten en un alimentos muy poco recomendable por muy ecológico que sea. Si consumes huevos, sí que es muy recomendables que sean procedentes de gallinas criadas de forma ecológica, en libertad y con una alimentación libre de trangénicos, ya que su contenido en betacarotenos es mucho mayor y, aparte, las gallinas pueden den gozar de una vida digna, no encerradas en jaulas sin ni siquiera tener acceso a la luz natural  muriendo mucho antes de lo podrían vivir.
  Los alimentos  de origen vegetal e integral que son las frutas, las verduras, los granos integrales, las semillas, los tubérculos, los frutos secos  y las legumbres, si son ecológicos, mejor que mejor. Sin embargo, los alimentos procesados ecológicos, como las galletas, los bollos, los bizcochos, los batidos, postres lácteos, las mermeladas o las salchichas, siguen siendo productos a evitar al máximo, aunque hayan sido cultivados sin pesticidas. En el caso de los alimentos de origen animal, cuyo consumo recomiendo eliminar o limitar todo lo posible, sí que es cierto que son menos perjudiciales y los animales tienen una vida mejor que los criados de forma convencional, pero siguen teniendo numerosas contraindicaciones.
  Espero que la información os haya resultado de utilidad y que a partir de ahora tengáis más claro el por qué de elegir alimentos de origen vegetal, integral, ecológicos y de proximidad.
[1] Evaluation of polyphenolic content and antioxidant activity in two onion varieties grown under organic and conventional production systems.
Ren F1,2, Reilly K1, Gaffney M1, Kerry JP2, Hossain M1, Rai DK
[2] A1 beta-casein milk protein and other environmental pre-disposing factors for type 1 diabetes.
Chia JSJ1, McRae JL1, Kukuljan S2, Woodford K3, Elliott RB4, Swinburn B5, Dwyer KM1,6,7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s