Pisto ” a mi manera”

  Estamos en plena temporada de berenjena, tomates, pimientos y calabacín, por lo que uno de los platos estrella del verano es el pisto. Normalmente, el pisto se prepara con bastante aceite y a una temperatura bastante alta, haciendo que las verduras estén casi fritas, lo que ocasiona cierta pérdida de nutrientes y, los polifenoles presentes en el aceite de oliva virgen extra, al ser muy sensibles al calor, también se pierden en gran medida. Por esta razón, yo me he decidido a hacer un pisto realmente saludable, aprovechando al máximo los nutrientes de todos sus componentes.
 Para cocinarlo no he utilizado aceite, simplemente he utilizado una sartén antiadherente y he ido echando los ingredientes, sin agua y sin nada, porque ya la propia cebolla y el tomate triturado le aportan suficientes jugos al resto de verduras. El aceite de oliva virgen extra lo he añadido una vez que el plato estaba cocinado, para mejorar así la absorción de los carotenos presentes tanto en el tomate y la zanahoria, además de la curcumina de la cúrcuma.
  Hace unas pocas semanas se realizó un estudio en el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) y de la Universidad de Barcelona que indica que el sofrito tradicional, realizado con tomate, cebolla y ajo y cocinado a fuego muy lento, durante al menos una hora, hace que se aumente significativamente la liberación del licopeno[1], un caroteno con efecto antioxidante, antiinflamatorio y anticancerígeno. Es cierto que siempre que el tomate se cocina aumenta la biodisponibilidad de este fitoquímico, pero lo que este estudio destaca es que, aumenta todavía más cuando se cocina con la cebolla a fuego lento durante 1 hora.
Cabe destacar otros componentes que va a tener nuestro pisto, como es el caso del calabacín, el cual resulta muy digestivo por su riqueza en mucílagos y ejerce cierto efecto prebiótico, lo que ayuda al buen mantenimiento de nuestra flora intestinal. En cuanto a la berenjena, es muy importante que la lavemos bien y no le quitemos la piel, ya que esta alberga un gran contenido de antocianinas, unos fitoquímicos con efecto antiinflamatorio y antioxidante que además destacan por ejercer un efecto beneficioso sobre la salud neuronal. En realidad, es conveniente que no quitemos las pieles de los vegetales como el calabacín, berenjena, tomates, manzanas, peras… ya que, normalmente, esta es la parte del fruto donde hay un mayor contenido de fitoquímicos.  La berenjena es mu diurética, presenta una cantidad significativa de minerales entre los que destaco el potasio y magnesio, aparte de su riqueza en fibra soluble, la cual nos ayuda a mantener una buena salud intestinal.
Para elaborar la salsa de tomate, he utilizado también zanahoria, puesto que así se rebaja la acidez propia del tomate sin necesidad de añadirle ningún tipo de azúcar simple. Los azúcares que tiene la zanahoria y el resto de vegetales son de cadena larga, lo que no provoca una subida acusada de glucosa en sangre, nos aportan energía duradera y nos sacian, debido principalmente a su contenido en fibra soluble. La cúrcuma, la pimienta y el orégano le aportan al pisto ese plus antioxidante y antiinflamatorio, lo que convierten a este palto en un verdadero cócktel antienfermedad.
 Ingredientes (2 personas)
1 cebolla
1 berenjena
1 calabacín
1 tomate grande bien maduro
1 zanahoria
4 dientes de ajo
0régano, pimienta y cúrcuma
Aceite de oliva virgen extra (añadir en crudo, una vez que el plato ya se haya cocinado)
Elaboración
· Pica la cebolla y el ajo, pon una sartén antiadherente a calentar y añádelos. Cuando la cebolla este transparente, añade la berenjena y el calabacín troceados.
· Tritura el tomate con la zanahoria hasta que esté todo bien homogéneo, que tenga textura de salsa, y añádelo a la sartén junto con el resto de ingredientes y también las especias.
· Cocina a fuego muy lento durante 1 hora y, tras dicho tiempo, ya tendrás el pisto listo para servir. Una vez en el plato, añadir AOVE y listo.
a2ebf7_4ac6abc2aa1644b18354fd4be3d73eac-mv2
[1] Home cooking and ingredient synergism improve lycopene isomer production in Sofrito.  Food Research International. José Fernando Rinaldi de Alvarenga, Camilla Tran, Sara Hurtado-Barroso, Miriam Martinez-Huélamo, Montserrat Illan, Rosa M. Lamuela-Raventos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s