Cómo hacer nuestros propios jabones

 Me encanta hacer mis propios cosméticos, no solo porque no contienen aditivos perjudiciales como el sodium laureth sulfate o los parabenos, sino también porque es un proceso entretenido y de continuo aprendizaje. Mi objetivo es hacer por mí misma todos nuestros productos de cosmética y de limpieza, es lo más ecológico y sostenible, aparte de los más beneficioso para nuestra piel y nuestro organismo entero.

  El primer paso fue hacernos la crema hidratante antiarrugas que ya os mostré en el post anterior y, lo siguiente, era aprender a hacer jabón. Estuve investigando y ya he aprendido cómo hacerlo y es realmente sencillo, por lo que quiero compartirlo con vosotros. Este jabón se conoce como jabón de castilla y sus ingredientes son: agua, sosa caústica y aceite de oliva virgen extra ¿A qué suena fácil? Las cantidades que vamos a utilizar son las siguientes:

  • 260 gramos de aceite de oliva virgen extra.
  • 34 gramos de sosa caústica.
  • 69 gramos de agua desmineralizada o destilada.
  • Un molde de silicona.

  Lo primero que tenemos que hacer es mezclar la sosa (se encuentra fácilmente en los supermercados o droguerías) con el agua. Para este proceso nos debemos de poner guantes y gafas, y es preferible que los hagamos al aire libre. Al hacer la mezcla de la sosa y el agua se genera calor, por los que tendremos que esperar a que se enfríe durante una hora aproximadamente, hasta que tenga una temperatura de 40 grados. Una vez que se haya enfriado, con la batidora mezclaremos la mezcla de agua y sosa con el aceite, hasta que alcance una consistencia de mayonesa. Esta mezcla la introducimos en un molde de silicona y esperaremos que se seque al aire libre, durante 24 horas, hasta que esté duro. Ya están listos, lo único que falta es dejarlos ‘’reposar’’, es decir, dejarlos durante un mes guardaditos, para que el jabón finalice su proceso de saponificación. Lo mejor es que lo envolvamos en papel de horno y los metamos en una caja, como los que os muestro en esta foto:

  El único inconveniente de hacer nuestro propio jabón es que tenemos que esperar durante un mes para tenerlo listo para usar, pero esto no es realmente un problema ya que, una vez tenemos reposada la primera tanda de jabones, podemos hacer la siguiente, de manera que cuando ya se nos acaben los primeros jabones, los de la segunda tanda ya estarán listos para usarse. Hacer nuestro propio jabón nos va a servir como base para los geles de ducha y manos, los champús e incluso para hacer nuestro propio lavavajillas.

  Estos jabones que os muestro en la foto está todavía en proceso de reposo y su color se debe a que les añadí cúrcuma, chlorella, cacao y canela. La chlorella es un tipo de microalga que venden en polvo y que la compré hace ya bastante tiempo y la utilizo solamente para hacer mis propios cosméticos, no para ingerirla. Es cierto que la chlorella es muy nutritiva y se conoce como un superalimento, pero realmente no confío mucho en estas cosas, puesto que las cantidades que uno ingiere de estos ‘’ superalimentos’’ son muy pequeñas y su aporte nutricional es mínimo, además de ser muy caros. Mi consejo es que la alimentación se base en alimentos de origen vegetal e integral y locales, alimentos de verdad como las verduras, las frutas y las legumbres, no hace falta recurrir a productos tan exóticos. Pero bueno, como compré la chlorella, tengo que gastarla y creo que sus propiedades la hacen muy beneficiosa para nuestra piel.

  Si queremos añadirles a nuestros jabones ingredientes bonus, como pueden ser los aceites esenciales o las especias, lo tenemos que hacer una vez que la mezcla de la sosa con el agua y el aceite esté hecha, es decir, en el momento en el que ya lo vamos a poner en el molde. Podemos añadirle aceite esencial de naranja, eucalipto, romero… y, si queremos darle más color y fragancia, la cúrcuma, el cacao, el coco, polvo de vainilla, etc. ¡Hay múltiples opciones!

  Haré más posts con recetas de los distintos jabones que elaboro y espero que os animéis a hacerlos vosotros mismos, ya que es un proceso sencillo y os ayudará a evitar aditivos dañinos que en numerosas ocasiones encontramos en los jabones y geles industriales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s