Pan de higo

  Tradicionalmente, los higos se recogían en agosto, frescos, y, como se cosechaban muchos,  los que sobraban se secaban al sol. Antes de ponerlos al secar, se limpiaban uno a uno, a mano, para eliminar los posibles gusanillos que pudieran encontrarse en el interior de los higos.  Tras varias semanas secándose al sol, los higos se trituraban con almendras y especias, dando lugar al pan de higo.

  Actualmente, este proceso no es habitual que sea tan artesanal, pero sí que es cierto que podemos comprar unos higos secos de calidad ( higos secos y punto, nada de harinas ni conservantes) y triturarlos en nuestra batidora con lal almendras, y así obtendremos una pasta a la cual le daremos la forma que deseemos, en función de cómo queramos que sea nuestro ”pan”.

  Los higos secos son especialmente nutritivos, destacan por su elevado contenido en calcio, fibra, magnesio, potasio y hierro. De hecho, el calcio presente en los higos secos se absorbe bastante mejor que el calcio presente en la leche animal y , además, contiene otra serie de minerales( como el magnesio), que lo convierten en un alimento idóneo para mantener una buena salud ósea.

  Las almendras son también muy ricas en calcio  y también en vitamina E, la cual tiene acción antioxidante. Consumir alimentos ricos en vitamina E nos ayuda mantener nuestra piel en buen estado y evitar la aprición de arrugas, siempre y cuando la alimentación en todo su conjunto sea saludable. Los alimentos que más vitamina E contienen son los frutos secos ( en especial las almendras), el aceite de oliva virgen extra y el aguacate.

  Las especias que lleva el pan de higo son las siguientes: matalhúga ( también conocido como anís), canela y un poco de calvo. También se le pueden añadir unas semillas de sésamos tostadas, pero esto ya se sale un poco de la receta tradicional.

  El pan de higo lo podemos consumir de diversas maneras: tal cual, cortado a cudritos para servirlo con un pudding de chía, con el porridge de avena, etc. Es como si tomátsmos higos con almendras, pero mezclados, de manera que se puede emplear en una mayor variedad de platos. Además, es un perfecto sustituto saludable de los turrones y mantecados que se suelen tomar en estas fechas. Es muy sencillo, os lo recomiendo.

Ingredientes

·400 gramos de higos secos.

· 200 gramos de almendras naturales con su piel ( ni fritas, ni tostadas ni con sal).

· 1 cucharadita de canela.

· 1 cucharadita de malahúga o anís.

· 1 pizca de clavo en polvo.

Elaboración

· Lo primero que tenemos que hacer es trocear los higos secos, en trozos más bien pequeños. Una vez estén los higos secos troceados, lo ponemos en la batidora y trituramos hasta que se forme una pasta. Sacamos la pasta de higo de la batidora y la colocamos en un bowl.

· A continuación, trituramos las almendras en la batidora. No hay que triturarlas mucho, solmanete para que queden a trocitos, que no lleguen a hacerse harina.

· Mezclamos las almendras trituradas con la pasta de higo y añadimos también las especias. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

· Ya que tenemos nuestra masa de higo, almedras y especias, el último paso es darle la forma. Yo le he dado forma de un cilindro, pero puedes hacerlo cirucular, cuadrado, ¡Cómo más te guste!

· No hace falta conservarlo en el frigorífico, es preferible tenerlo en un armario o en la despensa, metido en una bolsita o en un recipiente de cristal.

Pan de higo 2pan de higo 3pan de higo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s